Información

Fabricantes

Novedades

Productos más vistos

Zombicide: Angry Neighbours

EDGZC06

Nuevo producto

Zombicide: Angry Neighbours

El apocalipsis zombi no ha mejorado el vecindario. Antes podía verse ocasionalmente a un borracho aullando locuras en la calle. Ahora, cada vez que sales a pasear, es inevitable cruzarse con hordas de vecinos malhumorados, infectados y maníacos.

Más detalles

49,76 € impuestos inc.

-17%

59,95 € impuestos inc.

Más

Zombicide: Angry Neighbours

El apocalipsis zombi no ha mejorado el vecindario. Antes podía verse ocasionalmente a un borracho aullando locuras en la calle. Ahora, cada vez que sales a pasear, es inevitable cruzarse con hordas de vecinos malhumorados, infectados y maníacos. ¡Tus nuevos y furiosos vecinos son zombis, sí! Visto por el lado bueno, puedes saludarlos con una ballesta o un bate con clavos en llamas. ¿A que la vida es maravillosa?

Angry Neighbors es una expansión para el juego de mesa Zombicide.
Haz una visita infernal al vecindario con 4 nuevos Supervivientes, sus contrapartidas Zombivientes y 8 Acompañantes que te ayudarán. También hay 15 misiones, 5 para cada juego básico, que te darán horas de diversión, con 3 nuevos módulos de tablero llenos de agujeros en el suelo y divertidos lugares nuevos que explorar. Arma a tu grupo con nuevas cartas de Equipo (¡Ballesta! ¡Winchester! ¡Puños zombis!) para perseguir a los rápidos e impredecibles zombis Rastreadores. ¡Disfruta del (furioso) vecindario!

CONTENIDO
34 miniaturas, 4 Supervivientes, 4 Zombivientes, 8 Acompañantes, 18 Buscadores, 3 módulos de tablero, 16 cartas de Herida, 4 indicadores de experiencia, 63 minicartas, 12 cartas de zombi Buscador, 27 cartas de Equipo, 8 cartas de Compañero, 4 tarjetas de identificación de Superviviente a doble cara, 26 fichas.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Zombicide: Angry Neighbours

Zombicide: Angry Neighbours

Zombicide: Angry Neighbours

El apocalipsis zombi no ha mejorado el vecindario. Antes podía verse ocasionalmente a un borracho aullando locuras en la calle. Ahora, cada vez que sales a pasear, es inevitable cruzarse con hordas de vecinos malhumorados, infectados y maníacos.